El Restaurante The White Room es galardonado con su primera Estrella Michelin

Dirigido por el chef de cuisine Arturo Dalhuisen, el restaurante The White Room de Jacob Jan Boerma abrió sus puertas hace poco más de año y medio en el NH Collection Grand Hotel Krasnapolsky. Desde entonces, la sala, su carta y su equipo han recibido elogios de numerosos críticos y apasionados de la gastronomía. Ahora, el trabajo de Dalhuisen y su equipo ya ha sido reconocido oficialmente con un lugar destacado en la Guía Michelin 2018.

Arturo Dalhuisen comenta: “No puedo estar más agradecido porque Jacob Jan Boerma confió en mí para dirigir la cocina de The White Room, y más agradecido aún de que Michelin haya recompensado el trabajo de nuestro equipo con este importante galardón gastronómico. No niego que hayamos fantaseado con la posibilidad de conseguir esta estrella, pero nunca ha sido nuestra motivación. Queremos crear una experiencia excepcional para nuestros clientes. Estoy convencido de que sólo así podemos alcanzar la perfección”.

Boermal —premiado con 3 estrellas Michelin en su restaurante De Leest de Vaassen— y Dalhuisen han elaborado la carta de The White Room. Sus platos, que combinan ingredientes de primera con los tonos ácidos y las especias que caracterizan la cocina de Boerma, son ejecutados con el estilo fresco de Dalhuisen, y el resultado es una amalgama perfecta. Atún, trucha, requesón, zanahoria, cítricos, tarta de limón francesa y éclairs de tarta de queso son sólo algunos ejemplos.

En cada plato que se sirve en el restaurante se reflejan la ambición y la precisión. “Queremos poner la alta gastronomía al alcance de todos los amantes de la buena cocina que aprecien la calidad de los ingredientes. Ese es nuestro objetivo” expresó el chef Dalhuisen.

The White Room está situado en la “Witte Zaal” de NH Collection Grand Hotel Krasnapolsky. Esta sala lleva siendo restaurante desde 1885, por lo que puede considerarse el restaurante más antiguo de Ámsterdam. El monumental restaurante, con numerosos elementos originales, enriquece la experiencia de los comensales. Los murales con obras auténticas y los ornamentados techos se funden a la perfección con su elegante diseño y sus colores claros. Los detalles originales se han restaurado minuciosamente respetando sus raíces históricas.