Romanticismo pleno en el Belmond Castello di Casole

Por: Enrique Castillo-Pesado

He tenido muchas oportunidades de viajar a la Toscana, Italia, y degustar comida de calidad en pequeños y grandes hoteles del área que, verdaderamente, se antoja vivir en ellos. Ahora me tocó la suerte de visitar el hermoso hotel Belmond Castello di Casole, construido en 998 y originalmente llamado Querceto menor. Esta impactante área fue remozada por la célebre familia Berbagli en el siglo pasado, y se ubica dentro de su propio y singular pueblo medieval. Por supuesto, con artefactos etruscos originales y una singular arquitectura.

Castello di Casole anunció su incorporación a la flamante cartera de Belmond. Al recorrer la propiedad, constaté porqué le llaman “auténtico retiro toscano”. Como paradoja del destino, el resort está inmerso en la historia de los etruscos, porque encapsuló al arte del buen vivir y ha sabido conectar a los huéspedes con la cultura local y su riquísimo patrimonio.

Junto a su hotel hermano, Belmond Villa San Michele en Florencia, el Castello di Casole y sus hermosos terrenos se ubican dentro de una reserva natural virgen en una de las colinas de la Toscana (entre Siena y Florencia). Me refiero a un camino bordeado de hermosos cipreses que asciende a la histórica finca encima de colinas con vistas panorámicas de los pueblos del área y las tierras de cultivo; olivares y viñedos que producen aceite de oliva y un fino vino de marca “C”, respectivamente.

Situado también en el antiguo pueblo medieval, el Spa Essere destaca por su santuario para conectar con la historia etrusca y desconectarse totalmente de la vida moderna. El spa lo ubicaron en la antigua bodega, un espacio tranquilo con paredes de piedra originales y los artefactos etruscos a los que me refería al principio. Por supuesto, éstos últimos pertenecen ahora a la familia Bargagli. La terraza del spa sirve para relajarse y disfrutar del yoga del amanecer con vistas sobre el extenso valle dorado de la Toscana. Quiero subrayar que los tratamientos rejuvenecedores con ingredientes locales y los antiguos métodos del pueblo etrusco reflejan el espíritu de la Toscana y suman para que los huéspedes aquilaten los paisajes. El Divino Ritual fue inspirado en los viñedos de Belmond Castello di Casole, con un baño de vino tinto y un hidromasaje enriquecido con extractos de un singular vino tinto de la casa.

Con detalles de mármol clásico, el inigualable Bar Visconti lleva el nombre del ocupante anterior y leyenda cinematográfica que conocí en México, Luchino Visconti. El legendario cineasta coordinó eventos sociales únicos en el castillo, invitando a celebridades de Hollywood como Sophia Loren y el playboy Helmut Berger. Además de vistas desde la tranquila piscina infinita, el bar es el sitio ad hoc para gozar del atardecer y contemplar las estrellas desde la terraza panorámica.

Cada una de las 39 suites del castillo captura el espíritu de una región que cualquier buen viajero desea conocer. En toda la extensión de la propiedad de los Bargagli, las características de diseño incluyen pisos de piedra originales, así como colores de terracota y alabastro, que son tradicionales en la región local de Volterra, lo que refleja perfectamente la rica historia del resort. Las suites ubicadas en la Torre Medieval del siglo X cuentan con chimeneas originales y detalles de piedra en las paredes. Los extensos acres que rodean a Castello di Casole brindan un entorno único para varias actividades que ofrecen secretos ocultos de la región. Los huéspedes están invitados a salir con los guardabosques para un safari al atardecer y ver una vasta vida silvestre, como jabalíes, zorros, faisanes, ciervos, liebres, o descubrir la caza de trufas, además de explorar la finca de las rutas de senderismo y recorrer los caminos ocultos entre los viñedos. Finalmente, los huéspedes son invitados a viajar al Belmond Villa San Michelle en Fiesole, Florencia, y el obligado Belmond Castello di Casole para la ¡máxima aventura en la Toscana!

Y hasta la próxima, ¡abur!