El restaurant pan-asiático MEE conserva su estrella Michelin por cuarto año consecutivo, asegurando su lugar como el primer y único establecimiento de este tipo en recibir este galardón en Sudamérica. MEE es uno de los tres principales restaurantes ubicados dentro del Belmond Copacabana Palace, junto con el favorito italiano Cipriani y el auténtico restaurante Carioca, Pérgula, que pone a Río de Janeiro en el mapa por ofrecer experiencias gastronómicas extraordinarias.

Dirigido por el Chef Kazuo Harada durante los últimos tres años, el restaurante MEE aparece en la Guía Michelin de Brasil desde 2015. “Retener la estrella por cuarto año consecutivo es un logro real y mantiene al equipo motivado para continuar creando una cocina de calidad y degustación excepcional. Desde la elección de cada ingrediente hasta la hermosa presentación de nuestros platos, nuestro objetivo es proporcionar un sabor único y una sorprendente experiencia. Siempre queremos superar los límites de lo que es posible con nuestros alimentos y ésta es la razón por la cual los clientes regresan por más”, señala Kazuo.

Con platos de Tailandia, Camboya, Malasia, Singapur, Corea, Vietnam y China, el menú de MEE lleva sus papilas gustativas por una travesía culinaria por los exhorbitantes parajes de Asia. Una especialidad de la casa es el menú de Meechelin, llamado así por la guía gastronómica líder mundial. Asimismo, el chef Kazuo prepara magistralmente once platillos con sushi recién hecho y platos calientes tradicionales de diferentes regiones de Asia.

De igual forma, MEE se especializa en sake, la bebida tradicional japonesa, y ofrece más de 30 marcas importadas del norte y el sur de Japón, que están intrincadamente combinadas con platos creados por Kazuo. Rodrigo Mello, jefe de barmen del Belmond Copacabana Palace, utiliza ingredientes de la cocina asiática en la creación de sus bebidas. Algunas de las combinaciones más populares de bebidas y alimentos son el Aperitivo Asiático acompañado de un Sashimi y el Wasabi Ácido con condimento japonés.

Con capacidad para 74 huéspedes, el restaurante es famoso por su decoración contemporánea de inspiración asiática que cuenta con un gran bar de sushi elaborado de mármol de perla, con cabinas de té chinas y pantallas con paneles de madera asiáticos para un entorno más íntimo. Las paredes rojas de sang-de-boeuf están decoradas con lienzos de Christian Develter, artista belga con sede en Bangkok, el cual pinta retratos de gran alcance cubiertos con patrones tribales.