Una vez más, Grupo Carolo crea una nueva experiencia de fine dining, esta vez con un espacio ubicado en Polanco, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México. Es así como este verano, el restaurante Blanco Castelar abre sus puertas en Emilio Castelar No.163 esquina con Calderón de la Barca, frente al Parque del Reloj en Polanco.

La experiencia de Blanco Castelar empieza a partir de que usted entra a la antigua Casa Domit, diseñada por el arquitecto Leonardo Shafik Kaim. Este lugar pasó por un proceso de restauración, pero se mantuvo la estructura y fachada originales de 1930. El espacio cuenta con cuatro niveles decorados con elementos de las tradicionales casas de su época: un sótano dedicado a espacio de juegos y una torre/mirador desde donde los dueños de la casa podían ver la actividad en el Club de Polo (ahora Campo Marte).

César de la Parra es el encargado de la cocina de Blanco Castelar. El menú contemporáneo se destaca por el uso de ingredientes nacionales que hacen contraste con técnicas extranjeras. De la Parra plasma en los platillos su perspectiva personal sobre la comida según las experiencias que ha tenido a lo largo de su vida. La primera base de Blanco Castelar sin duda alguna es la gastronomía de la mano de un excelente servicio.

Dentro de la impresionante casa, Blanco Castelar ofrece diferentes espacios y ambientes para satisfacer las necesidades de sus visitantes. Usted puede encontrar desde un espacio tranquilo y chic para disfrutar de una buena comida, hasta un área más relajada donde la música y la mixología se vuelven las protagonistas en sus increíbles terrazas. Además, brinda una exclusividad total a través de salones privados, ideales para reuniones de negocios, comidas más íntimas y eventos.

Toda la decoración estuvo a cargo del reconocido despacho de diseño interior “Estudio 240”. Como parte de la experiencia, la curaduría musical está en manos de DJ’s expertos líderes en la industria, quienes crean un ambiente divertido y fresco.

En pocas palabras, Blanco Castelar es más que un restaurante, es toda una exclusiva plataforma para nuevas ideas, talentos y experiencias. Es un espacio que se especializa en la calidad de sus productos, la atención a los detalles y un excelente servicio. Al mismo tiempo, busca perder la formalidad, creando con la mezcla de sus diferentes elementos una atmósfera relajada y poco convencional.