ESPECIAL AUTOMÓVILES 2018 | 812 Superfast, un reto superado por Ferrari

Al desarrollar un nuevo modelo, Ferrari se enfrenta con el desafío de superar sus logros ya obtenidos. Este reto se complica aún más cuando implica diseñar un nuevo motor de 12 cilindros, la unidad de potencia que alumbró el nacimiento del Cavalino Rampante hace 70 años.

En esta ocasión, la minuciosa investigación y desarrollo por parte de Ferrari ha dado lugar al 812 Superfast, diseñado para ofrecer a sus conductores prestaciones inigualables y una experiencia de conducción lo más excepcional y satisfactoria posible.

Impulsado por sus 800 CV, el 812 Superfast es uno de los Ferrari de carretera más potentes y rápidos. Para exprimir al máximo esta inmensa potencia y garantizar la perfecta distribución de pesos, este auto aprovecha una estructura transeje altamente evolucionada que se acopla al motor central delantero con transmisión trasera.

Diseñado por el Ferrari Styling Centre, el nuevo 812 Superfast redefine el lenguaje formal en cuanto a proporciones de un V12 Ferrari con motor delantero, sin alterar sus dimensiones exteriores o su espacio interior y confort. Es un elegante coupé fastback: un diseño en dos bloques con una fuerte reminiscencia del glorioso 365 GTB4 (Daytona) de 1969, además de tener un agresivo spoiler trasero diseñado para garantizar la carga aerodinámica.

El diseño de los laterales acorta visualmente su parte trasera. Además, destaca por sus inclinadas líneas y sus impresionantes pasos de rueda que trasmiten una imagen de potencia y agresividad.

Los esculturales flancos tridimensionales del 812 Superfast se caracterizan por unas espectaculares tomas de aire detrás de las ruedas delanteras, diseñadas para absorber aire a alta presión y canalizarlo a lo largo de las puertas.

Cuatro ópticas redondas traseras, inspiradas en la tradición Ferrari, enfatizan un diseño artesanal trabajado sobre líneas horizontales, y otorgan al 812 Superfast una presencia imponente y amplia.

Por su parte, la cabina ha sido radicalmente rediseñada para trasmitir su carácter deportivo. Ligeros y compactos volúmenes recorren los contornos de las estructuras interiores. Estas superficies extra tensas han sido deliberadamente superpuestas y expuestas para crear espacios con el objetivo de que los elementos principales parezcan flotar.

Los asientos siguen un lenguaje de diseño en diapasón y aprovechan su amplitud para crear una interacción entre huecos y elementos.

El volante, sus comandos y los grupos de mandos a ambos lados, junto con el juego de volúmenes y contraste de materiales, combinan para crear una cabina donde cada uno de los elementos se encuentran orientados al conductor.

Los ingenieros de Ferrari se esforzaron en optimizar la eficiencia en la combustión con el objetivo de aumentar la cilindrada del motor de 6,2 a 6,5 litros. Esto incrementó la cantidad de aire que podía admitir el motor y resultó en una potencia máxima de salida de 800 cv a 8,500 rpm; junto con un específico ratio de potencia de 123 cv/1, una cifra sin precedente alguno en un auto de serie con motor delantero. El par máximo es de 718 Nm a 7,000 rpm, y un excepcional 80% de éste está disponible desde tan sólo 3,500 rpm, mejorando tanto su flexibilidad como respuesta a bajas revoluciones.

El 812 Superfast es el primer Ferrari que incluye Electric Power Steering (EPS), usado para explotar su potencial de rendimiento integrándolo con los sistemas electrónicos dinámicos de control.

El coche también introduce el sistema 2.0 Virtual Short Wheelbase (PCV) que combina la asistencia eléctrica a la dirección con el concepto mecánico construido con base en las dimensiones del neumático y dirección del eje trasero.

La integración del EPS permitió a los ingenieros de Ferrari incluir funcionalidades de asistencia al conductor a través del primer interfaz con la carretera: el volante. Éstos son Ferrari Peak Performance (FPP) y Ferrari Power Oversteer (FPO).